El origen médico y emocional de la eyaculación precoz

Aprende el origen y tratamientos para la eyaculación precoz.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Ningún individuo está extento de padecer eyaculación precoz en algún punto de su vida. Puede aparecer en las experiencias sexuales iniciáticas o más adelante con los años.
Esta disfunción sexual obliga a eyacular mucho antes de lo previsto, lo que limita la duración del coito a las primeras penetraciones. En estos casos, la eyaculación no es el resultado de alcanzar el clímax, sino una reacción física al mínimo estímulo del pene. ¿El resultado? Un encuentro sexual insatisfactorio para ambas partes.
No hay nada de qué avergonzarse, pues es una molestia muy común que tiene solución.
La eyaculación precoz puede tener varios orígenes. La medicina tradicional y la alternativa coinciden en que casi siempre tiene que ver con un inconveniente psicológico; sin embargo, también hay casos donde es un síntoma de una enfermedad física.


¿Qué dicen los médicos tradicionales sobre la eyaculación precoz?

La mayoría de los urólogos se inclinan a pensar de la eyaculación precoz como indicio de un problema en la próstata (prostatis crónica), infecciones urinarias graves, enfermedades neurológicas (por ejemplo, esclerosis o neurosífilis) o de tiroides (desequilibrio hormonal).
Para diagnosticar a una persona con eyaculación precoz, es necesario abrir una historia clínica e investigar las causas físicas del malestar. Así se descarta la posibilidad de que el paciente presente una enfermedad más grave.


Los médicos clínicos evalúan la frecuencia en que se produce la eyaculación precoz, es decir, si ocurre o no en gran parte de los encuentros sexuales. También toman en cuenta la edad y el tiempo de actividad sexual (en los primeros años de relaciones es muy común acabar rápido). La medida estandarizada de la precocidad es que el coito finalice en los primeros tres minutos.


Estos síntomas de la eyaculación precoz suelen ir acompañados por importantes dificultades psicológicas, como ansiedad, culpa, depresión o estrés.
El tratamiento clínico para la eyaculación precoz incluye acudir a terapia psicológica, cambiar ciertos hábitos sexuales y someterse a una receta farmacéutica en caso de presentar una enfermedad.
¿Pero qué pasa cuando esto no es suficiente?

La eyaculación precoz según la bioneuroemoción

Desde el punto de vista de la bioneuroemoción, la vida sexual es reflejo del balance entre lo orgánico, las condiciones psicológicas y los aspectos socioculturales.
¿Cómo actúa la biodescodificación en la eyaculación precoz? Cuando se presenta una disfunción sexual como esta, se deben analizar estos tres aspectos de forma integral.
Pongamos un ejemplo categórico: una persona que se siente descontenta sexualmente, sufre conflictos con su pareja o con la naturaleza de su relación y tiene una baja tolerancia al estrés/la ansiedad no disfruta el sexo como alguien que tiene una relación sana con sus compañeros de cama, está a gusto con su cuerpo y su orientación y sabe cómo lidiar con sus emociones. El primer caso es más propenso a padecer eyaculación precoz que el segundo.
La bioneuroemoción también considera la perspectiva del individuo respecto al sexo desde lo particular a lo social.


Si tu vida sexual gira en torno a coartar tus ganas de experimentar por miedo, a ver el acto sexual como una necesidad biológica o un “trabajo/recompensa”, a reprimir lo que crees socialmente incorrecto, lo recomendable es acudir a un especialista.
El tratamiento conductual y bioneuroemocional de la eyaculación precoz te permitirá identificar de dónde vienen estas conductas y trabajar en ellas. Estarás al tanto de cómo intepretas tu sexualidad y de qué forma llevarla saludablemente.

5 prácticas para controlar la eyaculación precoz

  • Fortalece tu suelo pélvico con ejercicios Kegel. Basta tensar los glúteos y la zona de la pelvis entre el pene y el ano por cinco segundos y descansar tres. Esto ayudará a tener mejores erecciones y controlar el flujo de semen. En Winky Talleres contamos con cursos para trabajar estos músculos (Trae muchos más beneficios de los que puedes creer).
  • Agrega a tu dieta alimentos que promuevan la circulación (arándanos, frutos rojos, maracuyá) e infusiones relajantes como la manzanilla. La combinación alivia los nervios y te hace sentir más vigoroso.
  • Haz ejercicio regularmente. El cardio te regala resistencia… lo cual es muy útil en la cama.
  • Reduce tu ingesta de alcohol, sobre todo antes de tener relaciones. El tabaco tampoco es un aliado para una vida sexual sana porque puede provocar problemas respiratorios y disfunción erectil.
  • ¡Mastúrbate! No hay nada mejor que conocer tu propio ritmo que explorando tu cuerpo. Si haces pausas antes de llegar al orgasmo, podrás extender un poco más tu rendimiento.

explora más